Accidentes, desgracias y milagros en la Fórmula Uno (2/4)

GP Italia 1961

Wolfgang Von Trips, en la Parabólica de Monza, sufre un accidente con Jim Clarck en el que sale despedido contra las protecciones del circuito, donde se encontraban doce espectadores de manera ilegal. El piloto alemán fallece y, con él, 14 espectadores (los 12 de la barrera y dos más). Jim Clark fue considerado culpable del accidente y absuelto en 1965 con una sanción económica.

GP Italia 1970

Otra desgracia en la Parabólica. En una sesión de entrenamientos, Jochen Rindt tenía problemas con la dirección, que se magnificaron en la entrada de la curva quedándose bloqueada hacia la izquierda (la curva es a derecha); colisionó contra el muro y las heridas sufridas fueron mortales. El austriaco se convirtió en el primer y único Campeón del Mundo póstumo, ya que nadie alcanzó la cantidad de puntos que había acumulado.

GP Italia 1978

Otra vez en Monza. En un tumultuoso accidente en la salida, Ronnie Peterson se va contra el muro y su coche se incendia. Otros pilotos le ayudaron a salir, consciente, y aunque tenía múltiples fracturas en las piernas, su estado no preocupaba a las asistencias, que tardaron veinte minutos en llegar, pero se centraron en Vittorio Brambilla, que se encontraba en coma (posteriormente se recuperó). Peterson fue trasladado al hospital y operado de las piernas. Parecía que su vida no corría peligro, pero esa noche, una embolia grasa propició un fallo multiorgánico que le llevó a la muerte. Si hubiera recibido asistencia sanitaria inmediata se habría salvado su vida.

GP Italia 2000

Nuevamente en Monza. En la segunda chicane, un accidente múltiple entre los Jordan, que se tocaron con Barrichello y Coulthard, provocó que terminaran en la puzolana. Por detrás, Pedro de la Rosa golpeó a Johnny Herbert y el español salió catapultado. Una rueda de Heinz-Harald Frentzen golpeó a un comisario, Paolo Ghislimberti, al que le provocó la muerte.

GP Monaco 1967

Lorenzo Bandini se estrella contra las protecciones y su coche se convierte en una bola de fuego. Murió a causa de las quemaduras.

GP Holanda 1973

El coche de Roger Williamson coge vuelo a causa de un reventón que le catapultó a una distancia de 275 metros, terminando bocabajo contra las protecciones y en una bola de fuego al incendiarse su depósito de combustible. David Purley es el único piloto que hace algo por ayudarle, incluso jugándose la vida, pero es imposible. Aquí se produjeron una serie de errores, como el tiempo que tardaron los operarios en llegar y sin ropa ignífuga, teniendo que esperar a la llegada de un camión de bomberos.  Algunos espectadores intentaron saltar a ayudar a Williamson ante la indiferencia de los comisarios, pero les fue impedido por el personal de seguridad, que empleó perros.

GP Inglaterra 1999

Michael Schumacher sufre un accidente en el que se va contra el muro y se rompe una pierna. Ello le dejó fuera de las pistas durante cinco carreras y le privó de luchar por el campeonato.

Un pensamiento en “Accidentes, desgracias y milagros en la Fórmula Uno (2/4)

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s