De concesionarios (II)

Nuestra siguiente parada fue otro concesionario Ford, pero esta vez localizado a las afueras; en un polígono industrial. Antes de entrar, ya pudimos ver a través de sus grandes cristaleras un imponente Focus RS en azul metalizado. Lo primero que hicimos cuando atravesamos la puerta fue tirar de la manilla de la puerta del conductor del RS; pero cuál fue nuestra decepción cuando descubrimos que estaba cerrado. Mientras el único comercial que había allí atendía a los clientes que habían entrado antes que nosotros, fuimos mirando los demás coches expuestos.

La realidad es que había una gran cantidad de modelos:

  • Focus XRoad: un nuevo modelo basado en el Sportbreak (versión familiar del Focus) con alguna modificación para circular fuera del asfalto como, por ejemplo, neumáticos M+S (barro y nieve). Lo que más nos impresionó del vehículo expuesto fue que no contaba con elevalunas traseros eléctricos pero sí con un soporte para colocar el GPS situado en el pilar que separa la luna delantera de la ventanilla del conductor.
  • Mondeo: lo había tanto en 5 como en 4 puertas. En ambos casos comprobamos que la visibilidad trasera no es nada buena y el cuadro de instrumentos no nos acaba de convencer, con una pantalla en color situada entre el cuentarevoluciones y el velocímetro. También llama mucho la atención el peso que tiene la tapa del maletero en ambas versiones. Por lo demás, una buena berlina que puede competir de tú a tú con el Renault Laguna, Citroën C5 y demás competencia.
  • Kuga: aunque a primera vista no resulta feo y el interior parece estar bien rematado, no entendemos cómo alguien puede gastar los más de 25.000 € que vale de base en un todocamino de tracción delantera costando el mondeo prácticamente lo mismo (será que si vas a buscar a tus hijos al colegio y luego al Carrefour te miran de otra manera).
  • Fiesta: malos plásticos en el interior y malos ajustes, además de habitabilidad justa tanto en las plazas delanteras como en las traseras. No sabemos cómo Ford pretende competir con el Clio de Renault.
  • Ka: nos soprendió gratamente. Después de esperarnos más espacio en el Fiesta y encontrarnos con lo contrario aquí nos pasó justo al revés. Sabes que es un coche pequeño, pero por dentro no lo parece. Interior correcto para un coche típicamente urbano.
  • Fusion: el peor de la exposición. Mal hecho a conciencia; si no no se explica. Sólo con ver los materiales empleados para el interior de las puertas ya comprendemos por qué vemos tan pocos. Además, Ford lo anunció como un vehículo para la ciudad pero con la suspensión más elevada; nosotros no hemos notado que fuésemos más altos.
  • Galaxy: el monovolumen anterior al S-Max. Amplio, alto y espacioso. Cumple perfectamente el objetivo para el que se diseñó. Su línea aún no ha envejecido y todo un acierto tenerlo expuesto con el techo panorámico.
  • S-Max: también un correcto monovolumen. Buena estética tanto interior como exterior y uno de los vehículos de 7 plazas con mejor acceso a la última fila de asientos.
  • Focus: tenían dos versiones. Un 5 puertas básico con una mejorable presencia interior y un Hirvonen Limited Edition; más llamativo por afuera y con mejores detalles en el habitáculo. Además, este último contaba con unos buenos asientos deportivos que sujetaban el cuerpo infinitamente mejor que los del básico.

Tras una espera algo larga viendo pasar a otros dos supuestos comerciales, una y otra vez, de una lado a otro del concesionario, el único que atendía al público nos saludó. Le preguntamos por el RS (como es de esperar). Nos preguntó si lo habíamos visto. Contestamos que por fuera una y mil veces, pero por dentro no porque estaba cerrado. Según nos explicó, no lo dejaban abierto porque sus bacquets eran demasiado delicados para que se estuviese subiendo y bajando continuamente la gente. Al abrirlo, pudimos sentarnos en sus maravillosos asientos. No encontramos ninguna dificultad para entrar, pero sí para salir; algo lógico en unas plazas delanteras con amplios salientes laterales para mantenermos bien sujetos. No nos sentamos en las plazas traseras, pero delante no da ninguna sensación de agobio. Como viene con las lunas tintadas, la visión hacia atrás no es muy buena; ya que tiene un voluminoso alerón de techo y debemos tener cuidado con el deflector trasero al aparcar. Por todo esto, se hace muy recomendable equiparlo con el sensor de distancia trasero.

En el apartado de datos técnicos, el comercial (que conocía bastante bien el producto y nos confesó que era poseedor de un vehículo similiar aunque bastante más viejo), aparte de detallar la lista de equipamiento tanto de serie como opcional, nos dijo lo mismo que en el otro concesionario; sumarle 1,5/2 litros más a los 9,4 que homologa en mixto a los 100 Km. Pero si nos lo pasábamos bien consumiría 14 litros, y si lo pasamos muy bien unos 18. Fue en este momento cuando el vendedor nos sorprendió con una gran verdad: el 95% de la gente que adquiere un RS no lo sabe conducir. Totalmente cierto. Al parecer, cuando iban a probarlo, le buscaban las cosquillas y el coche reaccionaba de una manera que no esperaban. Lo que no significaba que el coche fuese malo, sino que hay que saber manejarse con un coche de tracción delantera, 305 Cv y diferencial autoblocante. Como novedad, Ford sacará este año la opción equiparlo con GPS, algo que no era posible en 2009. El precio base en este concesionario es de 34.500 €, con la posibilidad, como siempre, de traer nuestro viejo coche, tasarlo y que nos den algo por él. Por último, decir a los interesados en adquirir este coche que hubo algún cliente que esperó un año por él; en concreto, quien lo pidió en color azul; ya que sólo los fabricaban en blanco y verde eléctrico (no supo darnos un por qué acerca de esto).

Con todo esto, ya teníamos suficiente información del vehículo que nos interesaba de la casa Ford; así que nos fuimos a otra marca.

De concesionarios (I)

De concesionarios (III)

De concesionarios (IV)

2 pensamientos en “De concesionarios (II)

  1. Pingback: De concesionarios (I) « Doble Embrague

  2. Hubo una cosa que no me gustó: el comercial, cuando nos habló del comprador el RS expuesto nos empezó a contar asuntos personales que no vienen a cuento. Si lo hace sobre esa persona, también lo puede hacer sobre nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s