Deportivos españoles: Hispano-Suiza

Hispano-suiza

Empezamos una serie de reportajes sobre vehículos deportivos creados en España y, como no podía ser de otra manera, empezamos por Hispano-Suiza. Es una marca de coches de lujo y competición con base en Barcelona. Fue creada en 1904 y produjo automóviles de calle hasta 1945 (excepto durante la Guerra Civil Española).

Fue concebida bajo el nombre de La Hispano-Suiza, Fábrica de Automóviles, S. A. y con un capital de 500.000 pesetas (3.000€), una fortuna en aquel tiempo. El primer vehículo que fabricó fue el Castro, cuya producción había quedado inconclusa en una etapa anterior a la fundación de la marca, la cual se arruinó durante la fabricación del citado coche. Se vendió la primera unidad por 14.000 pesetas (84,14 €). Sobre éste se construyó el Hispano-Suiza de 20 cv y 3.770 cc., con el que comenzó a cosechar éxitos en la competición.

20 hp

El rey de España, Alfonso XIII, se interesó por la marca, lo que hizo que su popularidad, tanto dentro como fuera de España, creciera exponencialmente. Esta relación también ayudó a que la marca prosperase y lanzase una gama variada de modelos; también intervino en la empresa comprando acciones y en procesos de ampliación de capital. Para el monarca se fabricó un deportivo basado en competición, de 45cv, al que se denomino Alfonso XIII en su honor, uno de los mejores coches de la época.

Alfonso XIII

En 1910, la marca española comenzó a destacar en competición, ganando las pruebas más importantes del mundo en aquel momento: el Grand Prix de Ostende y el Grand Prix de Boulogne. Pero una gran huelga hizo que se produjera un retroceso en todos los segmentos de la compañía. Ésto provocó el inicio de fabricación en Francia para mantener el ritmo de producción, consiguiendo sacar mayor rentabilidad al tener mejores vías de comunicación con los proveedores y clientes, y más mano de obra cualificada.

En 1914, con el estallido de la Primera Guerra Mundial, la empresa comenzó a fabricar armamento para el ejército francés, así como motores para aviación. A la vez mejoraba el Alfonso XIII y construyó un exitoso coche en las carreras de Gran Premio, La Sardina.

La Sardina

Comenzaba la edad dorada de Hispano-Suiza, gracias a los beneficios de la guerra y sus motores para aviación. Se inauguraron nuevas instalaciones en Guadalajara para abastecer al ejercito español y se crearon los coches más lujosos y tecnológicamente avanzados de su época, como el H6B (1919), con frenos asistidos por servofreno y motor de seis cilindros y 6,6 litros de cilindrada que alcanzaba los 150 Km/h. A éste lo sucedió el H6C (1924), rendía 160 cv y superaba la velocidad anteriormente mencionada. Se fabricó con chasis corto para competición y largo de lujo para carretera. El H6C batió 8 récords mundiales en noviembre de 1924 en el autódromo de Brooklands.

H6B

Durante la II República cambió su escudo por la bandera republicana y se centro más en los coches de lujo. Cesó su producción durante la Guerra Civil en España, mientras que en Francia fabricó coches hasta 1938. La fábrica, perteneciente al bando republicano, fabricaba vehículos blindados y reparaba aviones de combate rusos que participaban en la guerra. En 1939, Franco entró oficialmente en Madrid en un Hispano-Suiza durante el desfile de la victoria.

Tras finalizar la guerra, se dividió en tres secciones: una dedicada a la aviación, cañones y material militar; otra a automóviles y camiones, y una tercera para la producción de máquinas-herramienta. Pero España, y Europa posteriormente, se encontraba en un momento de miseria, lo que unido a la época de la autarquía, provocaba que las ventas la marca fuesen mínimas, lo que hacía inminente su desaparición.

En Francia, únicamente producía motores y piezas de aviación para la Segunda Guerra Mundial. Lo que provocó la escisión de la marca.

En 1946 la empresa es nacionalizada, primando la fabricación de camiones, formando parte del Instituto Nacional de Industria y adquiriendo las marcas y fábricas de Hispano-Suiza. Comenzaría a producir automóviles bajo el nombre de Pegaso (de la cual hablaremos más adelante).

Actualmente los coches de Hispano-Suiza son muy cotizados y la marca forma parte del grupo Peralada, propietarios de La Hispano-Suiza, Fábrica de Automóviles, S. A.. No producen nada en la actualidad, pero amenaza cada cierto tiempo con volver mostrando prototipos de posible futura fabricación para calle y competición.

K8

HS21-GTS

Página oficial de Hispano-Suiza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s