Rotondas: preferencia y demás

Debido a que utilizamos el vehículo para desplazarnos diariamente a nuestro centro de trabajo o de estudios, vemos una gran cantidad de infracciones en la carretera cada día. Sim embargo, la mayoría de ellas se concentran en las llamadas rontodas o glorietas.

En rotondas de más de un carril, hace poco que se instauró la moda de que si el coche que está dentro lo hace por cualquier carril que no sea el exterior no hace falta cederle el paso; quizás con el pensamiento de que no entorpece su marcha. Este es un grave error, ya que si la salida que se desea tomar está cerca de una entrada a la rotonda y un coche no cede el paso, puede provocar un accidente. En esta misma circunstancia podemos encontrar al conductor/a que, poco a poco, va metiendo el morro de su automóvil en la glorieta y que, si finalmente decide incorporarse a ésta, lo hará a la velocidad mínima posible; consiguiendo realizar la maniobra de incorporación y circulación en la rotonda de la peor manera posible.

Otro circunstancia donde se pueden producir accidentes es en aquellas glorietas con varios carriles. Un caso muy habitual es que la salida a tomar tenga el mismo número de carriles que la rotonda. La mayoría de los conductores que circula por el carril exterior, al tomar la salida se incorpora al carril central (todo esto sin señalizar ningún cambio de carril, por supuesto) ya que en pocos metros (pero suficientes para dejar este carril e ir al deseado), el carril derecho puede que sea una nueva incorporación a otra vía. En este caso, lo idóneo es: o tomar la glorieta por el centro señalizando la maniobra o tomarla por el exterior, seguir en la salida por el carril derecho y, cuando sea posible, realizar la maniobra de cambio de carril utilizando el intermitente.

Por último, otro caso habitual es que al tomar la tercera salida de una rotonda con varios carriles, por ejemplo, se haga por el exterior. Esto también conlleva peligro debido a que en la mayoría de casos tampoco se usa el intermitente (en este caso el izquierdo para indicar que seguiremos en la glorieta) y que para ello hay otros carriles situados hacia el interior de la rotonda. Además, en caso de llevarnos un golpe, será por el lado del conductor.

Así que debemos tener esto siempre en cuenta: siempre que haya otro automóvil en la glorieta debemos cederle el paso, ponga o no intermitente, para señalizar la dirección a tomar, lo haga por cualquiera de los carriles o sea un Mitsubishi Lancer Evolution X trazándola completamente de lado.

2 pensamientos en “Rotondas: preferencia y demás

  1. De eso nada.
    El artículo 21, apartado 2.c) de la Ley de Seguridad Vial, donde se indica que, en las glorietas, los que se hallen dentro de la vía circular tendrán preferencia sobre los que pretendan ingresar a ella. Pero solo si la glorieta tiene un solo carril, si tiene varios, evidentemente se aplica para el carril exterior pero no para los interiores donde se aplica el artículo 28 de la Ley de Seguridad Vial, que en su apartado 2, indica que toda maniobra de desplazamiento lateral que implique cambio de carril deberá llevarse a efecto respetando la prioridad del que circule por el carril que se pretende ocupar. Por lo tanto, si un vehículo circula por el carril interior de una rotonda, te puedes incorporar a la rotonda por el carril exterior, igual que haces en la incorporación a una vía con varios carriles, si está libre el de la derecha te puedes incorporar.
    Se supone que el que circula por el carril interior no tiene previsto salir de la rotonda próximamente, y si quiere hacerlo tiene que respetar la preferencia de los vehículos del carril exterior.
    Un saludo.

  2. Buenas:

    Lo primero decirte que es buen comentario porque indicas incluso el artículo y el apartado donde se señala cómo realizar dichas maniobras. Pero veo grandes fallos a los apartados comentados. Por ejemplo, una gran mayoría de conductores que se incorporen al carril exterior por haber un coche circulando por el interior de una glorieta lo harán a velocidades indebidas (tanto por ser altas como bajas), ocupen parte del otro carril (visto por mí en incontables ocasiones), etc. Desde luego, la que me parece la mejor solución y la que yo adopto es incorporarme a una glorieta cuando no haya ningún vehículo dentro o cuando la distancia del que viene circulando por la rotonda sea suficiente como para realizar tal maniobra con seguridad.

    Saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s