De concesionarios (III)

Esta vez nos fuimos a Mazda. El objetivo era el MX-5, el roadster por excelencia de la marca japonesa. Se comenzó a fabricar en 1989, pero su diseño atemporal y la combinación de tracción trasera con reparto  de peso entre ejes de 50% en cada uno, hacen que perdure con el paso de los años con modificaciones mínimas. Personalmente, me parece un coche muy interesante y una opción de compra clara.
Sigue leyendo