Cómo crear tu propio KITT

KITT

Seguramente El coche fantástico fue el mayor impulsor de la personalización en el mundo del automóvil. KITT hacía todo lo que hubiéramos deseado tener en nuestro coche y, aunque de momento no es posible tener turbo propulsor, modo ski o asientos expulsables; sí es posible crearte una réplica que dé el pego (y quién dice un KITT también puede ser un KARR), no es muy útil, pero sería una pieza más para mi garaje de millonario (y no hablamos del GT500KR). Para empezar hay que hacerse con una unidad de Pontiac Firebird de tercera generación (1982-1992), tenía cuatro variantes: GTA, Formula, Firehowk y Trans Am, que es la que nos interesa. Aunque no lo parezca es más fácil encontrarlo de lo que se pueda imaginar. Sigue leyendo