Celica, NSX, MR2, Eclipse, S2000, RX-8…

¿Os suenan estos nombres? ¿A que sí? Se tratan de deportivos japoneses que cesaron su producción en los últimos años y, en la mayoría de los casos, están llamados a convertirse en clásicos con el paso del tiempo. Las marcas niponas han dejado de fabricarlos debido a la crisis y/o la falta de demanda (salvo honrosas excepciones como el Mazda MX-5 o la hornada de coupés de Nissan). Sin embargo, sus gamas estás llenas de utilitarios, compactos, monovolumenes y SUVs (demasiados para mi gusto); que son tan prácticos como asequibles, pero les falta algo… ¿personalidad? Sigue leyendo