Récord “eléctrico” en Nürburgring Nordschleife

Toyota consiguió ayer batir el récord de vuelta en el viejo Nürburgring Nordschleife de un vehículo eléctrico, marcando un tiempo de 7 minutos, 47 segundos y 794 milésimas. El objetivo de la marca nipona era superar el tiempo del Peugeot EX1, establecido en 9:01,388. Hace unos días hablábamos del récord de producción que posee desde 2009 el Radical SR8 (6:48), pues para este caso se basaron en su hermano pequeño, el SR3, al cual le montaron dos motores eléctricos, con un par motor de 800 Nm y capaz de alcanzar los 260 Km/h. El extraño sonido eléctrico no es demasiado ruidoso y eso nos permite escuchar perfectamente el chirrido de los neumáticos, la fricción del aire e, incluso, la rodadura sobre los pianos. También se puede apreciar que es muy estable, ya que hace muy pocas correcciones. Si se tratase de un vehículo de producción, estaría empatado con el Porsche 911 GT3 RS, Ferrari 599 GTB Fiorano y Lamborghini Murciélago LP640 E-gear.

Vía
Toyota Europa

La batalla de los récords en Nürburgring Nordschleife

Hace un par de años, por estas fechas, el Gumpert Apollo fue llevado al antiguo trazado alemán de Nürburgring Nordschleife para intentar batir el record de un automóvil de producción en ese circuito, establecido en 2005 por el Radical SR8, un vehículo de calle pero con vocación de circuito. El 13 de agosto de 2009, el Gumpert Apollo, con su motor de origen Audi V8 biturbo de 700 cv, paró el cronómetro en 7 minutos, 11 segundos y 57 centésimas. Meritorio, pero no suficiente (6:55 era el récord hasta el momento). Ésta es su vuelta:

Pocos días después, el 19 de agosto, Radical refrendó su récord con la versión LM de su SR8, en nada menos que 6 minutos y 48 segundos: